11 M

   Hace ya doce años que se me rompió un pedacito de alma. Gracias a lo que sea, tuve suerte y no perdí a nadie directo, pero si tengo gente entre mis conocidos que perdió a alguno de los suyos.

   Soy incapaz de olvidar todo lo que hice aquel día hasta que tuve la seguridad que a ninguno de los míos le había pasado nada, desde que me desperté con la noticia en la radio, desayuné con la tele puesta en las noticias, fui a hacer recados…. y todo con los cascos puestos escuchando la radio en los momentos que estaba en la calle. Puedo decir hasta la conversación que tuve con la pollera, el ambiente que había en el mercado a las 8 y media de la mañana, pedirle permiso a mi profesora en la Escuela de Idiomas para tener el teléfono encendido por si los míos contestaban, porque estaba todo tan saturado que ni llamar pude.

   No lo viví tan de cerca como otros, no, pero me afectó y mucho. No podría decir por que, pero creo que fue la ostia que me hizo ver que el mundo de Yupi que tenia a mi alrededor era tan frágil como una lámina de pan de oro, que casi se puede romper con mirarla.

   Hoy me he acabado de despertar con el tañido al unísono de las campanas de las iglesias de Madrid, y ha vuelto el dolor a esa cicatriz del alma…
Published in: on 11 marzo, 2016 at 16:50  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://toxo.wordpress.com/2016/03/11/11-m/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: